10 acciones de marketing de restaurantes para mejorar el servicio al cliente

 Escrito por: Diligent Team

En un restaurante, puedes comer mejor o peor, pero lo que está claro es que siempre te acordarás de los sitios donde te trataron especialmente bien o no volverás nunca donde te trataron fatal. Por este motivo, es importantísimo cuidar el servicio al cliente, ya que es la mejor arma para fidelizar. ¿Cómo hacerlo? Con estas 10 acciones de marketing de restaurantes para mejorar el servicio de tu restaurante:

10 acciones de marketing de restaurantes para mejorar el servicio al cliente

  1. Acordarse de las preferencias del cliente

No hay nada más halagador que, aunque hayas ido 2 o 3 veces a un restaurante, se acuerden de tu nombre o de que te encanta el coulant de chocolate, por ejemplo. Son esos típicos detalles que, como cliente, te hacen pensar que eres especial para la gente del restaurante y que te prestan atención. Si tus camareros no son los reyes de la buena memoria, puedes apuntar las preferencias en un gestor de reservas. Así, si te vuelve a llegar una reserva de ese cliente, darás en el clavo y le sorprenderás.

  1. Separar bien las diferentes secciones del salón

Hay veces que no hay más remedio pero, si tienes sitio en el restaurante, lo ideal es dejar que sean los huéspedes los que elijan la mesa o recomendarles una. Separar el restaurante en zona de parejas y zona de familias y grupos también es ideal para que cada mesa pueda disfrutar de su ambiente sin ser molestada.

  1. Informar de descuentos u ofertas

Personalmente, me sienta fatal cuando veo que hay una oferta y en el restaurante ni te lo mencionan. ¿Por qué? Si tienes una oferta y no lo cuentas, das la sensación de que «si no se enteran, no se la aplico» y, si el cliente se da cuenta después, puede pensar que le tomas por tonto. Por el contrario, si se lo comentas al cliente, se sentirá en una posición aventajada y con el derecho a decidir si quiere disfrutar de la promoción o no. Uno de los principios básicos del marketing de restaurantes es intentar dar difusión de tus promociones por todos los canales de os que dispongas. Imagínate que eres una cervecería y les comentas que hay una promoción de tapas: ¡Puedes hacer que personas que solo pensaban tomarse algo acaben cenando!

  1. Conocer el menú y saber vender sus virtudes

Un camarero no es un simple portador de platos, es la persona encargada de vender tu cocina al cliente o, lo que es lo mismo, tus mejores armas de marketing de restaurantes. Y ¿qué pasa si tus camareros no conocen bien su producto? Que no saben venderlo. Para mí debería ser obligatorio que los camareros probaran tranquilamente todos los platos de la carta para disfrutarlos y ver qué sensaciones les despiertan para que luego se lo puedan transmitir al cliente. Si conseguimos que los propios camareros se apasionen por los platos y los conozcan al dedillo, serán los primeros prescriptores que alentarán a los clientes a que se creen expectativas, redondeen su experiencia y, en definitiva, que consuman más.

  1. Formar a tus camareros en maridajes y acompañamientos

Para poner en práctica una buena estrategia de marketing de restaurantes, hay que saber hacerlo. Por ejemplo: los clientes van a los restaurantes en busca de consejo o realizan sus elecciones sin tener mucha idea de qué están pidiendo. Si somos capaces de guiarles en su experiencia y recomendarles complementos que realzan los platos o un buen maridaje de vino o cerveza, no solo haremos su experiencia totalmente diferente, sino que nos posicionamos como expertos en el tema. Si además de darles de comer, les enseñas algo, será un detalle que nunca olvidarán

  1. Observar sutilmente al cliente para ver si tiene una necesidad

Marketing de restaurantes no es solo vender, sino detectar necesidades y satisfacerlas. Y ¿qué necesidades puede tener un cliente? Muchos de nosotros, por vergüenza o timidez, no nos atrevemos a pedir ciertas cosas cuando salimos a comer fuera. Si se lo pones fácil al cliente adelantándote a sus necesidades u ocasiones, lo agradecerán muchísimo. Regalar un detallito por un cumpleaños, una copa de cava por un aniversario, ofrecer cambiar de sitio si una persona se encuentra incómoda o subir la calefacción si alguien tiene frío son algunos de los casos en los que tu servicio puede actuar.

  1. Tomarte un momento para pensar en cómo se deben describir tus platos

No es lo mismo decir «este plato es una pasta con gambas con una masa de pizza por encima» a decir «estos spaguetti con gambas y calabacines se elaboran lentamente al horno con una capa crujiente de masa de pizza por encima para que los protege y permite que se concentren los sabores. La masa de pizza queda crujiente y, al abrirla, sentirás un olor intenso a mar.» ¿Con qué plato te quedas?

Piensa en cómo sería la explicación perfecta de todos tus platos. O, mejor aún, que el cocinero explique a los camareros su elaboración y, por si acaso, que cuenten con una pequeña chuleta por si no tienen el don de la palabra. Así siempre tendrán en mente cómo explicarlo de una manera delicada y atrayente.

  1. Sugiere ciertos platos a las personas indecisas

Algunos comensales no llegan a decidirse y, si intervienes, conseguirás que pidan ese postre, ese plato que no saben si estará bueno, un entrante que les ha llamado la atención… El marketing de restaurantes, cuando se está de persona a persona, es mucho más efectivo. Los postres son un momento ideal para poner esto en práctica. En lugar de preguntar el típico ¿querrán postre? puedes decir: «hoy de postre tenemos una torrija crujiente hecha al horno con helado de yogur y trocitos de manzana ¿les apetece probarla?» Así conseguirás llamar su atención. Si ves que están ya un poco saturados, siempre les puedes proponer que lo compartan.

  1. Ponérselo fácil para pagar

Una de las necesidades básicas que podemos cubrir desde el marketing de restaurantes es el tema del pago. Cuando vas en grupo, pagar siempre se hace cuesta arriba: Que si no tengo cambio, que si a cuánto sale la cena, que si este se ha pedido 5 platos y yo solo un arroz… Si desde un primer momento les dices ¿Queréis que os lo cobre por separado? Les harás un gran favor. Para ti serán 10 minutos de embrollo pero ellos lo agradecerán infinitamente y volverán. ¿A que merece la pena?

  1. Ofrecer libro de visitas o tarjetas de visita

Un bonito detalle para los que han quedado contentos es ofrecer tarjetas de visita y, además, un libro de visitas donde puedes hablar del restaurante, de tu filosofía… También puedes tener un apartado para recoger emails y así aprovechas para hacer base de datos y mandarles ofertas y novedades. ¡Así será mucho más fácil fidelizar!

Como ves, el marketing de restaurantes no solo te puede ayudar a atraer más, sino a hacer que tus clientes repitan y que además pidan más platos.